Girasol, cultivo que pone en alto a Zacatecas

girasol-cultivo-que-pone-en-alto-a-zacatecas
Comparte esta información

Por: Heraclio Castillo Velázquez

Hace nueve años la esperanza se desmoronaba entre las manos como la tierra colorada que caracteriza a Zacatecas. Miles de productores enfrentaban grandes pérdidas en sus cultivos de frijol, la semilla que por tradición se ha sembrado en este territorio y que hoy representa bajos precios en el mercado y altos costos de producción.

Sin embargo, en nueve años ya hay cerca de 1 mil 200 productores en el estado que vieron en el girasol una alternativa para sus cultivos y con el pasar de los años han constatado cómo la siembra de esta semilla ha contribuido a la regeneración del suelo mientras obtienen una ganancia mayor que con el frijol, con menores riesgos de pérdidas por heladas o sequías y con mayores oportunidades para la comercialización. Hoy México importa el 95% del consumo nacional, por lo que representa un área de oportunidad para los productores.

Su labor ha posicionado a Zacatecas como el mayor productor de girasol en el país, con más de 7 mil hectáreas y más de 15 sociedades de producción rural principalmente en Fresnillo, Guadalupe, Jerez, Calera, Sombrerete, Juan Aldama, Villa de Cos, Río Grande y Miguel Auza, municipios que han tenido el respaldo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y de la Secretaría del Campo (Secampo), con el acompañamiento técnico siempre presente de la agencia Agrocime.

Don Juan Becerra, originario de la comunidad de Francisco E. García (Los Rancheros), en Guadalupe, dedicó su vida a la siembra de frijol. Como muchos otros, al inicio dudaba en cambiar a la siembra de girasol. Recuerda que en los primeros años había desconocimiento sobre este cultivo y hubo muchas pérdidas, pero con la asesoría de especialistas y el apoyo del gobierno poco a poco aumentó la participación hasta llegar a más de 40 productores organizados en seis sociedades de producción rural.

Junto a productores de las comunidades de Santa Mónica, Casa Blanca, Los Rancheros, El Lampotal y San Ignacio, en Guadalupe hoy se siembran alrededor de 800 hectáreas, principalmente de las variedades Kobalt, Daytona y Pioner, aunque estas dos últimas ofrecen el mayor rendimiento, con ganancias promedio de 6 mil 700 pesos por tonelada.

Gracias al desarrollo de este cultivo en Zacatecas, hoy se producen en promedio 2 toneladas por hectárea y en algunos casos llega a las 2.6 toneladas, dependiendo de la variedad de la semilla. La temporada ideal de siembra es del 15 de junio al 31 de julio, con una maduración de 105 a 130 días. Los productores obtienen una ganancia de 4 mil a 7 mil pesos por tonelada derivado del subsidio gubernamental del 85% del costo de la semilla.

A esto hay que agregar que la Sagarpa otorga un incentivo de 700 pesos por tonelada comercializada, mientas que en el caso de la semilla para cultivo orgánico se otorga un incentivo adicional del 15%, aunque actualmente solo Fresnillo cuenta con esta certificación.

El esquema de agricultura por contrato también abarca a la siembra de girasol, cuya semilla hoy se vende a dos empresas: Aceites Especiales de Michoacán y Sesajal, en Jalisco; sin embargo, se espera que en próximas fechas se instale en Zacatecas una planta para la extracción de aceite, con lo cual los productores podrían recibir un incentivo adicional del 10% y ampliar las posibilidades de comercialización.

Don Juan Becerra es consciente de estos beneficios con la reconversión de cultivos, aunados a la regeneración de suelos, por eso destaca que “hoy casi la mitad de los productores de la región estamos convencidos de que el girasol es la mejor opción, porque regenera tierras y con el esquema en el que estamos ya no hay que estar tocando puertas porque está vendido bajo contrato desde antes de sembrar”.

Siempre agradecido con los asesores técnicos de Agrocime, a nombre de los productores ha solicitado a la Sagarpa y a Secampo que continúe el apoyo de semilla y paquetes tecnológicos, especialmente tubería de conducción para garantizar el riego de los cultivos.

El ingeniero Juan Manuel Martínez es uno de los asesores técnicos de Agrocime que ha acompañado a los productores de la región en todos estos años. Su empeño es tal que ha tratado de incentivar a otros productores para que se integren a la reconversión de cultivos, especialmente con la siembra de girasol que año con año incrementa su precio en el mercado y es susceptible de recibir apoyos federales y estatales, especialmente cuando se organizan en sociedades de producción rural.

Consciente de la problemática compleja del campo, Adolfo Bonilla Gómez, titular de la Secampo, ha reconocido la voluntad de los productores para organizarse en sociedades que les permitan bajar recursos y apoyos para mejorar su actividad, pues actualmente existen más de 400 cartas de solicitud en el programa de concurrencia y se requerirían más de 350 años para que se entregara un tractor por productor.

Por ello ha expresado que “con las sociedades de producción rural, los agricultores tendrán mayor eficiencia en la siembra y menor costo en semilla, esto facilitará los esquemas de agricultura por contrato, pero hay que seguir trabajando desde el gobierno en financiamientos para que adquieran paquetes tecnológicos”.

Este compromiso también ha sido asumido por Enrique Guadalupe Flores Mendoza, presidente municipal de Guadalupe, quien destaca que en la estrategia de apoyo al campo emprendida por el gobernador Alejandro Tello Cristerna, de los 200 pares de llantas traseras para tractores se dará prioridad a quienes participen en la reconversión de cultivos, especialmente con la siembra de girasol, pues afirma que “hay mercado para este cultivo, no producimos lo que demanda la industria”.

Por ello el alcalde también celebra el proyecto para construir una planta de extracción de aceite, la cual podría ponerse en operación en el próximo ciclo agrícola, pues en función del valor agregado el productor se quedará con mayor derrama económica.

Mientras tanto, 2017 representó un buen año para los productores de girasol, pues hoy se vende en promedio en 6 mil pesos la tonelada, mil pesos más que en el 2017, además de que recientemente recibieron máquinas especializadas para la siembra de precisión y la criba sin dañar los cabezales, lo que contribuirá a mejorar su producción.