EL RECREO: ENTRE MITOS ANDA EL DIABLO

el-recreo-entre-mitos-anda-el-diablo
Comparte esta información

Por: Luis Medina Lizalde 


Es mito mediático explicar la masacre en el Paso, Texas del pasado sábado como consecuencia del discurso de Trump; desde luego, tal aseveración omite que las masacres son en los Estados Unidos una trágica tradición y que por lo tanto es totalmente falso buscar en Trump la fuente de esos males, aunque el joven multi homicida sea su fanático. Estados Unidos es el país que fomenta la violencia como negocio mediante sus guerras de intervención y su venta insensata de armas, sus películas y series de televisión son una constante apología de la violencia y eso sucede desde mucho antes que Trump pensara siquiera en ocupar la Casa Blanca, Él se irá y las masacres seguirán.


Los mitos mediáticos en política tienen su origen en el patrocinio de interesados con disponibilidad de dinero y moral relajada para que los medios los mantengan siempre presentes. Muchos cartuchos quemados suelen aparentar prestigio y convocatoria a fuerza de billetazos, abundan testimonios.


Existen otros mitos que tienen origen en el afán mercantilista de los medios de comunicación para conquistar públicos, en esa lógica, entre más sensacionalista sean los contenidos más éxito comercial se logra aunque para ello se dañe gravemente a la sociedad, tal es el caso de los mitos mediáticos cuya materia crimen es el narcotráfico.


El mito de la fortuna del chapo Guzmán es un ejemplo clásico, primero apareció en la lista Forbes cuyo requisito es disponer cuando menos de mil millones de dólares, los medios de México y el mundo dieron por buena esta afirmación hasta que se convirtió en una “verdad” incontrovertible, no contentos con eso, las autoridades norteamericanas reclaman a su prisionero la cantidad de 12 mil millones 666 mil, 191, 704 Dólares acumulados durante su trayectoria delictiva, esa cifra tan precisa la consiguen de manera impresionantemente boba, suman las cantidades traficadas a lo largo de los años según el numeroso grupo de testigos protegidos que tuvieron modo de “ayudar” a la justicia gringa a cambio de sus testimonios; hemos de señalar que en el cálculo de la fortuna del capo no se tomó en cuenta que él tenía uno que otro gasto en pagar a sus hombres, en alimentarse bien, en darle un dinerito a su señora madre y demás familiares y darle vida de reina en la medida que podía a su amada Emma, tampoco se le descuenta los gastos originados en sus dos fugas ni los sobornos a políticos ,autoridades, policías y militares
¿Imagina usted el efecto de este mito en las mentes de millones de desesperados por la miseria?


¿Pensarán que si un campesino semi analfabeta como el chapo pudo llegar tan lejos es porque si se puede? Sin duda que sí.

PUDIENDO AHORRAR NO LO HACEMOS

El mito se consolida en la mente colectiva mediante las narco series que narran que un jefe narco anda entre muchos placeres sin serle ajeno ninguno: Espectaculares residencias, mujeres hermosas, fiestas tras fiesta, corridos, tumbas donde daría gusto vivir, vinos caros, etcétera.


La irresponsabilidad social de la industria del entretenimiento se complementa perfectamente con la producción de mitos a cargo de un periodismo afanoso de ganar público con sensacionalismo. 


El Presidente López Obrador, como parte del esfuerzo contra el crimen organizado anuncia que usará el dinero presupuestado para la publicidad oficial en campañas contra las adicciones, tengo mi frustración ante ese anuncio aunque reconozco que para eso debe destinarse el dinero público destinado a medios de comunicación y no para la insensata promoción personal con cargo a nuestros impuestos de la que somos cotidianos testigos.


Mi insatisfacción consiste en que juzgo equivocado que mientras la publicidad oficial emita mensajes contra las adicciones y demás secuelas, el culto a la narco vida siga viento en popa en las narco series y películas y el periodismo siga fabricando mitos para cautivar públicos ávidos de emociones, lo que sirve a la sociedad en este y otros temas es que estado e industria de entretenimiento marchen en la misma dirección y que no se tenga que gastar dinero público en aliviar efectos de una comunicación sin responsabilidad social.


DEL SUEÑO A LA PESADILLA


El periodismo puede hacer una gran contribución a la desmitificación de capos si le da seguimiento a la historia de vida del capo caído, podrá retratar el infierno que viven sus familiares acosados por los enemigos del familiar caído, el desvanecimiento de sus efímeras fortunas.

 

Apegándose rigurosamente a los hechos podrán comunicar una realidad distinta a la que reflejen películas y narco series, la de la vida real para ellos y los suyos, más llenas de dolor que antes de que se metieran a la búsqueda de que les compongan un corrido.


Nos encontramos el Jueves en Recreo
@luismedinalizalde luismedinalizalde@gmail.com